lunes, 13 de junio de 2016

"Arequipa" descubirendo Perú


Plaza de armas




En nuestro recorrido por este inmenso país viajamos a Arequipa, conocida como la ciudad blanca, por los materiales utilizados para la construcción de sus edificios, llamado sillar o ignimbrita. Es un departamento ( provincia) que se encuentra situado al Sur de Perú y supone el paso previo en tu viaje al Cañón del Colca, en busca del ave más grade del mundo, el Cóndor.
Al llegar a la ciudad sorprende la cercanía de los volcanes que la rodean, el Chachani (6075 m.s.n.m), Misti (5825 m.s.n.m) y el Pichu Pichu (5664 m.s.n.m). Lo primero que hay que considerar a la hora de preparar este viaje es, que Arequipa se encuentra a 2.335 m.s.n.m. Es importante prepararse para el mal de altura. Nosotros no tuvimos ningún síntoma, pero no todo el mundo es tan afortunado. Lo principal es cuidar la alimentación, mucha proteína y huevos fue lo que nos aconsejaron, ayuda mucho tener una buena forma física o al menos caminar diariamente para preparar a tu cuerpo, hidratarse durante todo el viaje, tomar infusiones de hoja de Coca o masticarlas directamente y por último existe una medicación para el mal de altura, que lleva básicamente ácido acetilsalicílico y cafeína.

Vista del volcán Misti 


Lo recomendable para poder disfrutar de la ciudad es dormir cerca de la Plaza de Armas o en la misma plaza. Nosotros nos alojamos en La Plaza Arequipa Hotel Boutique, http://laplazaarequipahotel.pe/es/, situado en la misma plaza, con una pequeña terraza para desayunar o tomar algo con una bonitas vistas. El hotel está reformado, es pequeño, sin ascensor y cuenta con mamparas en las duchas, algo muy difícil de encontrar en este país, ya que les gusta usar cortinillas en la ducha. Por dentro es de piedra y tiene diferentes murales repartidos por las paredes. Lo reservamos a través de Booking y el precio es asequible, para lo caros que son los hoteles en Perú. El desayuno es muy variado y son bastante flexibles, nos permitieron desayunar el día que llegamos, ya que al día siguiente nos íbamos para el Valle del Colca muy temprano y no íbamos a poder desayunar. Dejamos las mochilas con total confianza en la recepción para poder visitar la ciudad sin tanto peso.


Murales en las paredes el hotel


















Terraza del hotel en la Plaza de Armas


Plaza de Armas por la noche vista desde la terraza del hotel

























Tienes que tomarte tu tiempo para poder hacer un recorrido por la ciudad. Normalmente el sol acompaña, nosotros fuimos en Noviembre y nos hizo muy buena temperatura. Lo primero que hicimos fue coger un mapa de la ciudad, que podéis encontrar en iperu@promperu.gob.pe . El primer día visitamos La Compañía de Jesús, La Iglesia de San Francisco, San Agustín, La Merced, La Recoleta y el Convento de Santa Teresa. En el Monasterio de Santa Catalina estuvimos unas dos horas sin guía, esta visita es bastante larga debido a que el complejo es extenso y puedes visitarlo en su totalidad. Sorprende la historia de las monjas que allí vivieron y como eran auto suficientes, puedes visitar sus habitaciones, las cocinas y pasear por sus calles y plazas. Es una ciudad entera dentro de un monasterio. Además sus calles empedradas y macetas coloridas evocan una calle cualquiera de Andalucía (España).

Monasterio de Santa Catalina

Monasterio de Santa Catalina


Monasterio de Santa Catalina


Monasterio de Santa Catalina

Por la tarde a las 15:00 (03:00 PM) hicimos un tour gratuito que organizan los estudiantes universitarios de turismo. Hay dos horarios disponibles a las 10:00 AM o a las 15:00. El tour dura unas tres horas y se realiza a pie por las calles de la ciudad. Conoces otros sitios diferentes, miradores para observar los volcanes, degustas chocolate y pisco de manera gratuita y visitas una tienda de prendas hechas con alpaca. En el mismo recinto se encuentra el Zoo Alpaca donde puedes conocer a algunas Alpacas, Llamas y Vicuñas. La propina es voluntaria y la verdad es que te explican muchas curiosidades de la ciudad y lo hacen bastante ameno, paseas con gente de muchas nacionalidades y contribuyes a conservar el patrimonio de la ciudad. El tour comienza en la calle santa Catalina 204 y es totalmente recomendable. Esta es su página web dónde ofrecen todos los tours disponibles, también en otras ciudades como Lima y Cuzco http://freetourperu.com/index.php/informationare/

Degustación de chocolate en Chaqchao Factory

Visitando a algunos camélidos

La curiosidad de una Llama




































Mirador de volcanes


El último día que estuvimos en Arequipa, madrugamos para desayunar y visitar de nuevo la ciudad. Lo primero que hicimos fue ir al Museo Santuario Andino ubicado en la Universidad Católica de Santa María. Allí se encuentra la momia Juanita, uno de los más famosos descubrimientos, después de 35 años de ardua investigación. En una expedición sin igual, un grupo de arqueólogos ascendieron el Volcán Ampato, realizando el mismo recorrido que en su día hicieron los Incas para sacrificar a la niña “Juanita”. Originaria de Cabanaconde, su momia se encuentra en Arequipa y su historia es tan fascinante como todo lo que rodea a los incas. Supone una visita obligada para entender esta cultura y su visión sobre la vida y la muerte. Podéis encontrar toda la información en www.ucsm.edu.pe/santury .También visitamos La Catedral y lo que más llama la atención es su enorme piano.

Pasear por las calles de esta ciudad, te ofrece la oportunidad de probar diferentes especialidades culinarias. Una de ellas es, el Queso helado, que puedes comprar a cualquier buena mujer que los venda en la calle, en unos carritos, su curiosidad es que no esta hecho de queso, sino que más bien es una especie de Leche Merengada. Refrescante y delicioso es ideal para combatir el calor de la ciudad. Otro sitio donde poder comer comida local o al menos beber un “jugo” o zumo de frutas es el Mercado de San Camilo. Nunca estuve en uno igual, desde fruta, comida, utensilios para el hogar y todo lo que puedas imaginar. Conserva todo el encanto de un mercado tradicional, ruido, trasiego de vendedores, regateo y una fila entera de juguerías, donde no podrás decidirte por un jugo en concreto. De las mejores cosas que tiene este país, además de la comida es la fruta y son especialistas en hacerte unos riquísimos jugos a tu gusto. Eso si, hay que pedirlos con agua mineral para evitar posibles malestares y no podrás creer la cantidad de jugo que tienes por unos cuantos soles. Para repetir sin duda.

Mercado de San Camilo

Unas "ricas" ranitas 

Deliciosos jugos naturales 



















Después de recorrer el centro, es hora de cruzar el río Chili y visitar la parte alta de la ciudad, en el distrito de Yanahuara. La parte del río está muy bien cuidada, con muchas zonas verdes, pistas de tenis , parques y bancos para descansar a la sombra. Ahí hay un mirador donde se observa el Misti, en todo su esplendor con sus nevados, es el Mirador de Yanahuara. También unos puestecillos donde se puede comprar artesanía o prendas de ropa. Yo recomiendo comprar cosas de alpaca en el cañón del Colca, si es que se va a visitar, por un lado te aseguras que sea de verdad y por otro contribuyes a la economía de familias autóctonas que viven del turismo. Muchas de las calles de este distrito son estrechas y empedradas, lo que le añade un encanto adicional.


Caminando por Yanahuara

Mirador de Yanahuara

Y si la momia Juanita es famosa en la ciudad, otra Juanita es casi igual de conocida. Se trata de una tortuga, de una edad aproximada de 150 años y que vive en el jardín del Hotel Libertador. La tortuga es originaria de las Islas Galápagos y los trabajadores son tan amables que te guían a través del hotel para que puedas encontrarla. Te sorpenderá su tamaño y lo amigable que es. Una visita ideal para los más pequeños.


Juanita

Vaya tamaño tiene Juanita





































Llegados a este punto, seguro que ya tenemos un poquito de hambre y Arequipa es conocida por su gastronomía: Rocoto relleno (pimiento picante relleno de carne), chupe de camarones (rica sopa de camarones con arroz), Cuy (conejo de indias), chicharrón de camarones, carne de alpaca y muchos otros platos típicos.

Recomendaría sobre todo Chelawasi Public House, que como su nombre en Quechua significa, wasi =casa y chela es cerveza en el argot peruano. Una hamburguesería con cervezas artesanales, visitada por turistas de diferentes nacionalidades y un poco hippie. Las hamburguesas son deliciosas y puedes degustar diferentes tipos de cerveza. El personal es muy agradable.

Para comer comida típica arequipeña, La Nueva Palomino es lo mejor. Buen precio, sitio impresionante debido a su decoración, basada en todo tipo de utensilios usados para cocinar y platos exageradamente grandes. Se encuentra en Yanahuara así que puedes aprovechar tu visita por esta parte de la ciudad para comer allí.


Chicharrón de camarones

Filete de ternera

La Nueva Palomino

La Nueva Palomino


































































Detrás de la Catedral, en una de las calles que tiene acceso a la misma, hay una zona de restaurantes y sitios para tomar algo que no tienen los precios tan desorbitados del centro. En uno de sus restaurantes, en la terraza con vistas a la catedral, cenamos un chupe de camarones,  pero con tu plato te traen la olla con el resto del guiso que puede ser perfectamente para dos personas. También probamos el arroz chaufa de lomo saltado, típico de Perú y que estaba buenísimo. Pasear por estas calles tiene mucho encanto y parece ser la zona bohemia de la ciudad.

Tequeños de queso

Chupe de camarones

Chaufa de lomo saltado


Arequipa es una de las ciudades más bonitas que he visitado en Perú, limpia, con muchas zonas verdes, arquitectura blanca y con una historia fascinante en sus orígenes, no te la puedes perder.


Panoramica de la Plaza de Armas