domingo, 12 de octubre de 2014

Riviera Maya, tu paraíso




Nuestro viaje a Riviera Maya fue inesperado y sin planificar, por eso creo que se ha convertido en uno de nuestros favoritos. Queríamos ir a la playa pero para nada pensábamos “cruzar el charco”, y en nuestro proceso de búsqueda, de repente surgió la oportunidad de viajar a México, oferta de último minuto, esto era un Miércoles y el avión salía el Viernes desde Madrid. Así que, hicimos las maletas y pusimos rumbo a Riviera Maya, sin asimilarlo, sin preparar nada, sin informarnos de nada y totalmente a ciegas. Aquí tenéis la pagina oficial de turismo de Riviera Maya en México http://www.visitmexico.com/es/riviera-maya.



Tengo que decir que no es la primera vez que viajamos así, cuando fuimos a Punta Cana, nos pasó lo mismo, y es que si puedes acoplarte a estas oferta, los viajes se vuelven más especiales. Pocas cosas son las que necesitas para viajar a Riviera Maya: pasaportes, ropa de baño, equipo de snorkel, mucha crema protectora y aftersun, sombreros y/o pamelas, algo de dinero en efectivo, para pagar las tasas de aduana, cuando te vas, unos 50€ por persona ya que sólo se admite dinero en efectivo en el aeropuerto, repelente de mosquitos y a disfrutar.

En cuanto al cambio de divisa, lo más recomendable es cambiar en el hotel o en alguna casa de cambio por ejemplo de Playa del Carmen o en alguna excursión. Cambiar en España o en el aeropuerto de destino siempre es más caro, además aceptan euros si no dispones de pesos. Por ejemplo a la hora de pagar las excursiones, a nosotros nos salían más baratas en euros, así que pagamos con tarjeta para no quedarnos sin efectivo.

Dicho esto, comenzamos nuestra aventura por México, por la Península de Yucatán, una zona de selva salvaje, playas paradisíacas de arena blanca, que se debe al coral pulverizado que lleva el mar a la orilla, aguas de color verde turquesa y cultura maya. El magnetismo de esta zona se debe a esa combinación de naturaleza, cultura, artesanía y gastronomía. Se puede bucear en el segundo arrecife de coral más grande del mundo desde Isla Mujeres hasta la zona de Xcalak o hacer snorkel en Cozumel. Visitar Tulum, Cobá, Chichen Itzá y Ek-Balam, por ejemplo, comprar artesanía maya de materiales como madera o prendas de textil típicas de la zona, joyas, por cierto bastante baratas y de buena calidad, decoración a base de coral negro o diversas conchas que encuentran en las orillas de las playas. Y todo esto combinado con su variada gastronomía basada en el maíz, ricas tortillas, guacamole, picante y arroz.




También os va a sorprender la diversidad de animales que vais a ver. Sobre todo en libertad por las zonas comunes de los hoteles como iguanas, mapaches, llamados cacomixtles, ciervos, coatimundis o candingas, todos ellos 100% mejicanos y a los que no debéis dar de comer ni molestar, ya que viven en libertad y aunque están acostumbrados al contacto humano siguen siendo salvajes.



Una cosa importante antes de comprar vuestras excursiones, es que sepáis cuales son vuestras opciones. Podéis comprarlas en los hoteles, son más caras, vais en grupo pero también son más seguras y lo tenéis todo incluido, incluso seguro de viaje. Otra opción es adquirirlas en Playa del Carmen, mejores precios y ofrecen cosas parecidas a los hoteles, tenéis que tener en cuenta el coste de desplazaros allí. Otra opción es contratar a un taxista o una empresa de traslados. Los taxistas son nativos, ofrecen precios muy baratos y os pueden llevar a sitios no tan turísticos. Pero deberéis ser al menos 4 personas y asumir que vais por vuestra cuenta y riesgo. La opción de una empresa de transfers también es más económica que los hoteles y ofrece seguridad. Arriba a mano derecha podéis consultar y comprar vuestros traslados incluso excursiones privadas en una de estas empresas, Transfers-USA, http://transfers-usa.com/ ofrecen un servicio de calidad y puntualidad. Podéis ver las opiniones de otros viajeros en Tripadvisor y comprobar que son de lo mejor.

La primera parada de nuestro viaje es Chichen Itzá , una de las siete Maravillas del Mundo y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de una visita que te transportará a los orígenes mayas, sus ritos y tradiciones, su preciso conocimiento de las matemáticas y la astrología te sorprenderán. Lo único malo de esta visita es el calor que hace ya que se trata de un recinto muy grande con pocas zonas de sombra en algunos puntos de su recorrido. Os recomendamos no hacer la visita un Domingo porque ese día es gratuita para los mejicanos, así que hay bastante gente y puede ser agobiante. También es recomendable que compréis todos los souvenirs aquí. Se puede regatear y conseguir unos precios incluso un 70% más baratos que en otras zonas como Playa del Carmen o la ciudad de Valladolid. Prácticamente ofrecen los mismos productos y existen multitud de puestos dónde comprar, así que llevar dinero en efectivo para vuestras compras. Bajo nuestra opinión, es lo que desmerece un poco la imagen de Chichen Itzá, al entrar es como un mercadillo interminable dónde te asedian con los productos y precios, está bien para comprar pero es algo demasiado turístico y comercial, aunque merece la pena ir.

En la misma excursión de Chichen Itza, puedes visitar la ciudad de Valladolid, conocer cómo se vive de verdad la cultura mejicana y conversar con sus habitantes. También es algo comercial ya que tiene muchas tiendas para turistas, pero se puede comprar auténticas prendas de ropa realizadas de manera artesanal y que siguen vistiendo sobre todo las mujeres. Los vestidos blancos con bordados son realmente bonitos pero puedes comprar ponchos y/o ropa de hogar con estampados étnicos y florales.

Nuestra siguiente parada es Tulum, ciudad con un enclave privilegiado, elevada sobre el mar, a pie de playa, era perfecta para ver llegar al enemigo y controlar el espacio marítimo. Se conserva a la perfección y lo mejor de la visita es bajar a la playa y disfrutar de las vistas de esta ciudad dese el agua. Pudimos verla en una mañana, ya que el hotel estaba cerca y aprovechar la tarde para hacer otras cosas.



Otra de las visitas casi obligadas, es Ek-Balam, exponente también de la cultura Maya y cuya existencia data de antes de Chichen Itza. Se pueden visitar iglesias y templos religiosos que todavía se utilizan.

Cobá volvió a descubrirse en el siglo XIX. Se conserva tal y como era y prueba de ello son las numerosas escrituras en maya. Su pirámide es la más alta de Yucatán y está permitido subir a ella y admirar las vistas de la selva tropical.

Aquí podéis encontrar información sobre el mundo maya y todas estas excursiones http://www.visitmexico.com/es/mundo-maya

También es posible realizar otro tipo de excursiones que combinan diversión y contacto con la naturaleza. En Xcaret se puede pasar un día genial, nadando en lagunas, observando tortugas , un acuario, mariposas, una villa maya y hasta un cementerio mexicano. Por la noche también hay posibilidad de asistir a un espectáculo de tradiciones mexicanas. En Xplor puedes atravesar parte de la selva en tirolina y en Xelha admirarás el mundo marino. En la reserva natural de Sian Ka´An
montado en Jeep o navegando en barca podréis ver delfines, tortugas y diferentes aves, en una maravillosa barrera de coral y playa paradisíaca.

Una experiencia única e inolvidable es nadar con el tiburón ballena en Holbox y disfrutar del mundo submarino así como nadar con tortugas en Akumal. Lo mejor de esta excursión es que es una playa pública, a la que puedes acceder mediante transporte público (2€ o 3€ por pareja) y si sabes nadar, no necesitas alquilar chaleco salvavidas, con tu equipo de snorkel es más que suficiente, eso sí prepárate para pasar bastante tiempo en el agua, ya que no podrás dejar de nadar con ellas. Pasan a tu lado nadando super rápido, suben a la superficie a respirar o se paran en el fondo para comer. Sin duda algún,a la mejor experiencia que nos llevamos de México y baratísima.



Otra visita obligada es nadar en uno de los miles de cenotes, en la península de Yucatán se concentran la mayoría. Se trata de cavernas muy profundas cuyo techo se ha derrumbado total o parcialmente. El agua es fresca y pura y bañarte te produce sensaciones contradictorias, como miedo por la profundidad ya que es tanta que no se ve el fondo o a que se derrumbe el techo, pero es muy emocionante y excitante.



Y si lo que queréis es terminar el día saliendo de fiesta, nada mejor que Playa del Carmen. A nosotros nos decepcionó bastante, ya que es una calle muy comercial, saturada de gente, con muchos vendedores de excursiones, discotecas y demás. La playa no tiene nada de especial comparándola con el resto, y si queréis comprar algún detalle en todos los establecimientos tienen los mismos precios y no se puede regatear. Sin duda una visita que me hubiera ahorrado de haberlo sabido, pero ofrece mucha vida nocturna eso sí.

Si estáis pensando en ir a Riviera Maya no lo dudéis, te cautivará su naturaleza salvaje, sus playas, su gente y su gastronomía. Viva México!!!!!!